viernes, 1 de octubre de 2010

Roma

Bien sabemos los aficionados a los juegos de rol históricos lo difícil que es meter a los jugadores en nuestra máquina del tiempo y transportarlos a la época en la que viven sus personajes. El aficionado a la historia no tiene problema en formarse una imagen en conjunto del ambiente que se respira en cualquier lugar típico de la época: basta con elegir un buen libro y empaparse de él. Pero uno no puede pretender que los jugadores tengan un conocimiento tan extenso como el suyo, ya que de esa manera quedan abrumados por numerosos datos que desconocen y se quedan tan perdidos como si realmente unos tipos del siglo XXI hubieran viajado muchos siglos atrás.

Para abrirle a alguien un portal hacia el pasado no hay que darle información extensa, sino concisa y en el momento oportuno. Incluso nosotros mismos como DJs tampoco estamos obligados a tener un conocimiento tan profundo como alguien realmente nacido en la época en la que se ambienta nuestra partida. No obstante, sí es conveniente disponer de un conocimiento general. De poco sirve ser un experto en la vida en el ejército o de la vida en el campo si la partida se va a desarrollar en una ciudad; pero sí deberemos tener conocimiento sobre todos ellos, ya que en cualquier momento pueden convertirse en el tema de conversación de personajes jugadores o no jugadores.

Es en un intento de ofrecer esa información pertinente y concisa de la que hablábamos como se me ocurrió echar mano de un diccionario que muchos hemos usado y aún conservamos de nuestros años de instituto: el VOX ilustrado latín-español español-latín. Este diccionario alberga en sus páginas una buena colección de grabados, mapas y explicaciones que sirven perfectamente para nuestro cometido. Por eso, las he extraído y he escrito un índice con hiperenlaces, ordenando los temas en apartados de manera que se pueda llegar rápida y fácilmente a la información que necesitamos en un momento determinado. Que los personajes van andando por la calle y queremos ofrecerles una descripción: buscamos en el índice el apartado de la ciudad y hacemos click en "las calles"; que se cruzan con unos niños que están jugando y no sabemos a qué jugaban los niños romanos: buscamos el apartado de vida cotidiana y hacemos click en "la infancia".

En total son 84 páginas, que son de utilidad para cualquier juego ambientado en la Antigua Roma, aunque lo he diseñado especialmente para facilitar su consulta a los jugadores del Arcana Mundi. Los distintos temas se incluyen dentro de los siguientes apartados: geografía e historia, política, derecho, expansión, la ciudad, la casa, economía, el mar, vida cotidiana, culto, religión, ejército y medidas; como comprobaréis, la distribución de la información es muy parecida a la que Adrián Rodríguez sigue en el Libro de la Luz.

5 comentarios:

Adrián T. Rodríguez dijo...

Ave
Me he quedado maravillado al contemplar las páginas que has recopilado de este mítico diccionario ¡También tengo uno en mi casa! Estas 84 páginas son una gran ayuda para el Iniciador y los lusitores. Resuelve no pocas dudas con solo dar un vistazo.

Me quito el sombrero ante la ardua labor que imagino fue conseguir el documento que tan bien has hilvanado. Como siempre, Lindelion, me sorprendes con estas joyas. ¡Que las Musas sigan a tu lado y Dea Hispania benévola!

Archimago dijo...

Hola Adrián:

Ese pedazo de juego que has parido se lo merece todo. Espero que os sea útil ;)

Aquilifer dijo...

Buenas Lindelion,

Yo tengo todavía más motivos de agradecimiento que Adrián. No sólo no tengo el Vox en casa, que soy de ciencias, sino que además mi conocimiento del mundo romano no es tan profundo como la del autor del Arcana. Gracias de todo corazón, porque gracias a esfuerzos desinteresados como este uno sabe que el rol no morirá nunca... y si hay rol habrá cultura.

Te lo agradezco,

Rubén.

Archimago dijo...

Gracias por tus comentarios, Rubén.

La verdad es que juegos como el Arcana son verdaderas joyas capaces de despertar en nosotros la afición por la historia, y eso es impagable. Por eso, estoy encantado de poder echar una manita con complementos como este para los aspectos "técnicos" de la historia, así podemos atrevernos con más situaciones y escenas diferentes sin temor a cometer errores históricos.

Radagast dijo...

Yo, aunque también soy de ciencias, tengo el VOX rosa siempre cerca, je (y gastado de tanto uso).
Aún así se agradece el tener los preciosos dibujos a mano y todos reunidos