jueves, 2 de abril de 2009

"Tiempos de paz" al completo

Concluir este capítulo-relato introductorio era una de las cosas que tenía pendientes desde hacía bastante tiempo, y como sólo quedaban por añadir algunas líneas, he decidido dedicarle mis pequeños ratos libres para finiquitarlo y ofrecerlo todo en un documento PDF que resulte cómodo de leer en la pantalla del ordenador, pero tambien diseñado para imprimirlo, para aquellos que no acaban de acostumbrarse a leer bytes en lugar de trazos de cálamo. Ya ofrecí las seis primeras partes hace tiempo en este blog; se ha maquetado y añadido la séptima y última parte, así como el siguiente prefacio, que deja claro de qué se trata:

El siguiente texto pretende ser un capítulo introductorio o preludio a la campaña Rincón del juego de rol Aquelarre. Se trata de un relato que cuenta cómo llegaron los personajes a la situación que se describe en la primera aventura de la campaña, para así completar un círculo que, aunque se cierra con la última aventura, no se detallaba cómo se había abierto. Por tanto, esto no deja de ser una simple propuesta que, evidentemente, puede convertirse en una aventura introductoria tras su lectura con apenas esfuezo. Los personajes elegidos para la odisea en la baronía de Rincón son los de otra campaña, Danza Macabra, con excepción de Samuel, que no aparece, y Manecho, transformado en otro personaje algo más complejo y joven llamado Ruy, íntimo amigo de Sancho. Como es sabido, todos los personajes esconden una historia personal que no siempre sale a la luz, y ya que sólo he novelado el preludio de Rincón, no he podido mostrar todo lo que hubiese querido sobre Ruy, aunque sí he dejado algunas pinceladas que pueden servir para hacerse una idea de la personalidad y el pasado de este personaje. Asimismo, he desarrollado aún más los otros tres, profundizando en su manera de ser y en su historia personal cuando he tenido ocasión. En resumen, he tratado de enriquecer la historia cuanto he podido, preparándola para que la entrada en escena de los protagonistas resulte lo más atractiva posible. Espero que el lector disfrute leyendo tanto como yo lo he hecho escribiendo sobre las andanzas de Ruy, Sancho, Ataúlfo y Estela.