viernes, 28 de noviembre de 2014

El implacable

Hablamos hoy de un librojuego no muy conocido pero bastante curioso por muchas razones que iremos desgranando en esta reseña. El implacable es uno de los primeros librojuegos de género negro y, por tanto, dirigidos a un público adulto, que salieron en la época dorada de los 80, concretamente en 1985, bajo el título de Hard-boiled. Este título, según wikipedia, describe un subgénero de la novela negra que se caracteriza por introducir violencia y erotismo en un grado más alto; no obstante, tampoco se espere el lector algo muy explícito, al menos en este librojuego, aunque sí un tono mucho más picante de lo que es normal en los librojuegos de los ochenta.

Su autor, Robert DiChiara, hace su única incursión en los librojuegos con este Hard-boiled, aunque tiene otros libros de temática variada.

La traductora, Margarita Cavándoli, llegaba a este título con una amplia experiencia en los librojuegos, ya que, contando con este, la encontramos en 23 de ellos, y en series tan dispares como Elige tu propia aventura, La máquina del tiempo, Dungeons & Dragons Aventura sin fin o Resuelve el misterio. Muy acertada es su decisión de dar un título alternativo al difícilmente traducible Hard-boiled; uno que además tiene mucho gancho y suena, precisamente, a un Hard-bioled en toda regla: El implacable podría haber sido perfectamente el título de cualquier película sobre un detective duro de roer, de los que llevan la misma camisa durante todo el mes, tiene callos en los nudillos de dar tundas y trata a las gachís como meros cachos de carne. Así pues, el talentoso trabajo de Cavándoli nos acercará de la mejor manera a esta obra típica del mundo anglosajón donde los revólveres, las placas y los puros se mantienen en escena casi de manera continua.

En cuanto al libro en sí, no formó parte de ninguna serie en su versión original, pero en España salió como el número 2 de la heterogénea serie Tú eres el protagonista, que en realidad no es serie, sino una colección de librojuegos en la que se incluyen varias series extranjeras como Golden Dragon (que en su tiempo fue la máxima competidora de Fighting Fantasy), Forbidden Gateway (una serie basada en la obra de Lovecraft) y Las leyendas de Skyfall, de manera que tenemos un popurrí de novela negra, misterio, terror, ciencia ficción y fantasía medieval. Curiosamente, uno de los títulos de la colección, el tercero, titulado Las aventuras del coronel MacMíster, es de un autor español que firma con el seudónimo de Kalondi. Lo único que tienen en común todos estos libros es que se juegan con dados.

Cómo se juega
Estamos pues ante quizás el primer librojuego de género negro en España, publicado en 1986, al que seguiría la impresionante serie Barcelona Máxima Discreción de la que algún día tendré que hablar. Pero es un librojuego bastante atípico, sobre todo porque es una mezcla entre un librojuego y los libros en los que el lector debe resolver un misterio con las pistas que le dan (como la serie de Sherlock Holmes).

Lo primero que es destacable es que se trata de un librojuego que requiere de una implicación especial por parte del lector, ya que este debe comportarse como el investigador privado en cuya piel se mete y tomar notas de todo aquello que crea importante para resolver el caso. No hay hoja de aventura ni nada parecido, pero tampoco es que sea muy necesaria, como veremos a continuación.

El libro incluye tres casos, dos de dificultad media-alta y el tercero de dificultad media; la dificultad se mide por balas (tres balas los dos primeros, dos el último). Aconsejo empezar por el último, porque los dos primeros son algo difíciles de resolver.

En cada caso hay varios objetivos, que se plantean como preguntas o misterios que debes resolver. Sin embargo, no todos los objetivos son visibles desde el principio, sino que pueden aparecer nuevos objetivos conforme avanza la investigación, lo cual es un punto a favor, ya que lo hace más interesante e inmersivo.

Con cada caso se proporciona un mapa que muestra las localizaciones relacionadas con el mismo. Al principio solo tienes acceso a algunas de ellas, pero conforme se desarrolla la historia vas teniendo acceso a otras. Algunas solo se pueden visitar una vez, pero otras se pueden visitar varias veces dependiendo de lo que descubras. Para controlar esto se pide al lector que marque las localizaciones accesibles con una estrella, y que tache la estrella una vez las haya visitado. Es importante tachar y no borrar la estrella, ya que hay localizaciones en las que se puede anotar más de una estrella (porque se puedan visitar varias veces).

También al principio de cada caso se dan unos puntos a repartir entre tres características: Músculo, Materia gris y Magnetismo. El Músculo implica siempre la fuerza, la Materia gris la inteligencia, y el Magnetismo solamente se usa... ¡para tratar con mujeres! Te las puedes ligar o ganarles en una pícara batalla de ingenio para que te complazcan. Ya veis, un librojuego que quizás con la censura actual sobre el machismo no sería publicado...

Una vez que apuntas tus objetivos y las estrellas sobre el mapa y distribuyes los puntos, estás listo para enfrentarte al caso. Antes de empezar, se sugiere que lo juegues con un amigo que te ayude a resolver el misterio (y, créeme, su ayuda no va a venir mal, porque los casos son realmente difíciles, o es que yo soy más tonto de lo que creía), o que juegues sin tomar notas si te crees capaz (algo nada recomendable).

La dinámica de juego
Nada más empezar hay un apartado llamado Comienzo del caso, donde se proporciona la información de partida. A veces necesitarás volver a esta página, ya que marca el origen de cada una de las preguntas que debes intentar responder.

Después empieza ya el juego propiamente dicho. Eres totalmente libre de ir a cualquier localización del mapa que consideres importante, pero cuidado: si vas a lo loco gastarás unos puntos muy valiosos del llamado M-M-M (Músculo - Materia gris - Magnetismo), ya que cada vez que requieras de alguna de tus características para resolver alguna situación tendrás que tirar dos dados y restar el resultado a la puntuación actual de alguna de ellas; cuando llegan a cero pueden seguir descendiendo a puntos negativos, y entonces, aunque aún puedes resolver el caso, las cosas se pondrán realmente difíciles. Hay casos en los que se usan más unas características que otras, pero solo tu olfato de jugador te puede guiar tras leer el comienzo del caso a la hora de repartir los puntos.

Y es que no se trata solo de resolver el caso, sino también de sobrevivir: puedes morir en el intento, sobre todo si te quedas sin puntos de características, ya que a partir de entonces será más difícil salir airoso de las situaciones de vida o muerte, marcadas en el párrafo con el dibujito de una pistola.

Pero no todo va a ser ir de un lado para otro haciendo preguntas, quitándose de encima tipos duros reacios a colaborar o ganándose a las arpías, viudas negras y bombones (a veces las tres van en el mismo lote) que obstaculizan tu progresión: cada vez que lo hagas tendrás que hacer una tirada en una especie de tabla de encuentros en la que puedes encontrarte con problemas relacionados con tu vida de detective: un tipo que busca vengarse de ti porque le metiste en chirona, un policía al que no le caen nada bien los sabuesos como tú o un atasco en toda regla te pondrán a prueba restándote puntos de características, aunque puede que tengas suerte y ocurra algo que aumente estos puntos. Un detalle que no me ha gustado mucho es que estas tablas se repiten en cada caso con muy poca variación, dándose las mismas situaciones. Aun así, es un detalle divertido y que dinamiza el juego.

Cada caso puede durar aproximadamente dos horas de juego, dependiendo de la suerte que tengas y de las notas que tomes, y tendrás que tomar muchas porque hay cosas que solo se pueden deducir y no se encuentran en ninguna parte del libro. Una vez que ya no puedes ir a ninguna localización nueva, el juego termina y debes intentar responder a las preguntas (los objetivos) con los datos de los que dispones. Entonces debes pasar a la solución del caso y comprobar si tus respuestas son correctas. Cada pregunta proporciona unos puntos determinados, cuya cantidad depende de la dificultad que implica la deducción correcta. Pero a estos puntos tienes que restar los puntos negativos que tengas en tus características. Una tabla al final te indicará lo bien que lo has hecho, sentenciando que eres un hueso duro de roer, un sabueso con agallas, un detective pasado por agua o un mirón corto de vista. En los casos A y B obtuve la desdeñable clasificación de mirón corto de vista y detective pasado por agua respectivamente. Como dije antes, aconsejo empezar por el caso C, que aunque es difícil, no lo es tanto como los dos anteriores.

Conclusión
Los tres casos proporcionan  varias horas de diversión, aunque se hacen algo cortos, porque, a diferencia de otros librojuegos, este no es muy rejugable. La única gracia que le veo a repetir un caso es intentar llegar al final sin puntos negativos de características, porque cuando sepas la solución ya no tendrá mucho sentido volver a empezar.

El libro se deja leer y es entretenido. A menudo sonreirás con las ocurrencias del autor y ese humor oscuro y depresivo que destila el detective. Los personajes a menudo muestran la parte más sucia de la humanidad, de manera que podemos encontrar desde una vieja a la que solo le falta aplaudir cuando ve el cadáver de alguien que no le caía muy bien, hasta un miserable anticuario capaz de darle una paliza a su hermano deficiente por haber roto un jarrón. Sin duda, los amantes de la novela negra disfrutarán de lo lindo.

Un punto negativo es la falta de ilustraciones: solo se ven algunas de esas pequeñas que se usan para separar los párrafos y muy de vez en cuando, y una algo más grande (pero no de página entera) que aparece al principio y al final de cada caso.

No es el mejor librojuego del género, y de hecho todos los españoles lo superan (Barcelona Máxima Discreción y los de la serie sLang, a falta de la aparición de Tiempo para la verdad, que seguramente mantendrá la calidad de todas las producciones patrias), pero no es un mal libro e incluso te llega a enganchar. Los casos son lo suficientemente complejos y muchos de sus personajes son lo bastante interesantes como para que las historias te atrapen al menos durante el poco tiempo que duran hasta que llegas al final.

Atentos a aquellos a quienes os haya interesado, porque próximamente incluiré este librojuego junto a muchos otros en una nueva actualización de la Biblioteca de Manpang.

Puntación (de 0 a 10): 7

3 comentarios:

angelfrio dijo...

Muy buena reseña, la verdad es que me sorprende la variedad de libro-juegos que se han escrito. Uno pensaría que todos se ubican en el género de espada y brujería, pero no.

Juan Pablo dijo...

Pues sí, para mí también fue una sorpresa encontrar un librojuego de estas características y publicado en una fecha tan temprana como 1985. Y lo mejor es que parece ser que la novela negra funciona muy bien en el formato librojuego.

Cuervo dijo...

Hola! Soy el autor de Tiempo para la Verdad, Samuel San José y lo cierto es que me ha molado ver que se nos tiene en cuenta. Si te parece manda un correo a info@suseyaediciones.com y hablamos de pasarte la versión digital para reseñar.