lunes, 14 de mayo de 2007

Precursores de los librojuegos

Al contrario de lo que muchos creen, los librojuegos no nacieron en el año 1982 con la publicación de The Warlock of the Firetop Mountain, ni en el 79 con el primer Choose Your Own Adventure (Elige tu propia aventura). Antes de Steve Jackson y Edward Packard, existieron autores que podríamos considerar como precursores del formato librojuego.

El primero no es otro que Jorge Luis Borges. En 1941, este autor escribió Examen de la obra de Herbert Quain, donde analiza algunas obras del difunto escritor cuyo nombre aparece en el título. Es la obra April March (traducida literalmente como Abril marzo) la que podemos considerar el primer librojuego de la historia, aunque solo lo describe. La obra consta de trece capítulos, de forma que en el segundo se refieren los sucesos que llevaron al primero, en el tercero se explican otros posibles sucesos que también pudieron llevar a los del primer capítulo, y en el cuarto se proponen otros. A su vez, los capítulos quinto, sexto y séptimo son posibles antecedentes del segundo, el octavo, noveno y décimo, son posibles antecedentes del tercero, y los tres últimos son posibles antecedentes del cuarto. Esto da lugar a nueve novelas de tres capítulos cada una; el primero es común a todas, pero el segundo y el tercero dependen de los antecedentes escogidos. Un librojuego en toda regla, pero escrito al revés.

También en 1941, Borges escribió El jardín de los senderos que se bifurcan. En el relato se describe un libro que lleva el mismo nombre que el título. Se trata de una novela laberíntica que solo cobra sentido si se lee de la manera correcta, dependiendo del poder deductivo del lector. Esto se acerca mucho al concepto de librojuego de los años ochenta, aunque existe una diferencia obvia, y es que en los librojuegos actuales se puede llegar al final eligiendo las opciones correctas entre varias de ellas,mientras que en El jardín de los senderos que se bifurcan no se ofrecen opciones; es el propio lector el encargado de deducir por dónde debe seguir leyendo para que el texto tenga sentido.

En realidad Borges no escribió ningún librojuego, pero describió dos formatos bastante parecidos en las dos obras anteriormente mencionadas.

Más tarde, en 1958, se publicó el primer título de la serie TutorText. Eran libros interactivos en los que se trataba de instruir sobre cualquier tema mediante un formato ya idéntico al de los librojuegos modernos del tipo Elige tu propia aventura (ETPA). De hecho, si leemos la "Nota al lector" que aparece al principio veremos que tiene un aire familiar a la introducción de los ETPA:

"La primera parte de este libro es diferente a la de un libro ordinario. De hecho, se parece más a un juego que a un libro.
Las páginas están numeradas de forma consecutiva, pero no las leas así. Debes seguir las instrucciones al final de cada página.
Así es como funciona.
Después de leer la información de una página, se te presenta una pregunta con múltiples elecciones. Selecciona la respuesta que crees correcta y pasa a la página que se muestra al lado de esa respuesta.
Si eliges la respuesta correcta, se te dará más información y otra pregunta con elecciones múltiples. Si eliges una respuesta incorrecta, tendrás que volver atrás y elegir de nuevo."

Aquí puedes descargar gratuitamente uno de estos libros (este en concreto trata sobre la cocina nutricional).

Y si veinticinco años antes de que aparecieran los ETPA ya se usaba el formato librojuego, en 1967 encontramos Un conte à votre façon (literalmente, "una historia a tu gusto"), un libro en el que por fin se aplica el formato librojuego a un cuento. Del mismo año es Lucky Les, un libro de ficción interactiva en el que podemos decidir el destino de un gato llamado Les.

Estas dos obras estaban dedicadas a un público infantil, pero dos años más tarde, en 1969, John Sladek publica Alien Territory, un relato dirigido a público más adulto que consta de dos páginas que contienen 36 párrafos conectados entre sí por flechas. El lector puede elegir cualquier camino trazado por el entramado de flechas que unen los párrafos, llegando así a formar una historia completa. No obstante, la elección de los caminos es totalmente aleatoria, ya que consiste solamente en elegir una de las flechas al azar. Este relato, así como The Lost Nose, claro precursor de los ETPA escrito en clave de humor, se encuentran hoy día recogidos en Maps: the Uncollected.

Y así llegamos hasta 1972, año en que aparecen los primeros títulos de la serie Tracker Books, libros apaisados con contenido muy visual (prácticamente una ilustración cada dos páginas), dirigidos a un público infantil-juvenil y que ya guarda total similitud con los librojuegos tal y como los conocemos hoy día.

Y después de todo esto me pregunto, ¿qué hubiera sido de Steve Jackson y Edward Packard sin Borges y los TutorText?

5 comentarios:

Oca dijo...

Estaba reuniendo información para una entrada dedicada a los Libros Juegos y me he encontrado con tu entrada, y la verdad es que es bastante interesante y bien detallada. Si no te importa, en la misma entradad mía, pongo un enlace para que la gente que quiera saber más, te visite.

Un saludo.

Archimago dijo...

Hola Oca:

Por mí, encantado. Por cierto, si te gustan los librojuegos puede que te lleves más de una sorpresa navegando por el blog, ya que en algunas entradas hay algunos clásicos gratuitos y otros traducidos, y en la columna de la derecha tienes más sobre el mundillo del librojuego. Ah, y he visto que te gusta Aquelarre. Entonces te gustará esto: http://guland.blogspot.com (es el primer blog-juego, aunque solo están los dos primeros capítulos).

Oca dijo...

Gracias, la verdad es que me ha gustado el blog-juego de aquelarre, algo así tenía yo pensado y he hecho pruebas, pero al final no me gustó como estaba quedando.

En cuanto a tu blog... le estoy hechando un vistazo poco a poco. Jejeje

Por cierto... veo que tienes un enlace a Comunidad Umbría... ¿juegas allí?

Archimago dijo...

Por comunidad ubría ya no me paso mucho, pero sí, jugué allí dos partidas de Aquelarre. Ahora tengo otros menesteres que no me dejan tiempo par jugar (fíjate que ni actualizo el blog).

Anónimo dijo...

Echadle un vistazo a estos librojuegos, pintan muy bien
http://libros.casaeolo.com/books/la-traicion-de-tilsit