miércoles, 4 de noviembre de 2009

Flava Irata

Hoy ha salido publicado en el blog de Nosolorol un librojuego de 100 párrafos basado en el juego de rol Arcana Mundi. El librojuego, de nombre Flava Irata, llevaba escrito desde febrero, pero Adrián Rodríguez, autor del juego de rol, y yo, decidimos esperar para ver si era posible establecer una conexión con una de las aventuras que él está escribiendo. No obstante, como el tiempo pasaba y hace meses que no salía nada nuevo relacionado con este magnífico juego ambientado en la Roma imperial del siglo III, decidimos que era hora ya de que viera la luz.


En la aventura que nos espera interpretamos el papel de Marco Antonio Balbo, un joven miles romanus, que regresa a su casa tras recibir una carta en la que su hermano le cuenta que su familia se encuentra en problemas. Marco deberá desentrañar el misterio que existe detrás de las desgracias que se ciernen sobre su familia, y poco a poco irá descubriendo que han cambiado muchas cosas desde que cambió el cubiculum de su casa por la tienda de campaña del campamento.

Las reglas de juego intentan imitar las originales del juego de rol, pero obviamente es una versión muy simplificada, que además utiliza dos dados normales de seis caras, con el fin de que pueda ser accesible a cualquier lector.

Se incluye una hoja de personaje creada para la ocasión y un pequeño árbol genealógico de las familias implicadas en la historia.

Pensé en incluir las magníficas ilustraciones de Peer Lauritzen para ilustrar la aventura, pero al final, para evitar problemas legales, solamente se han incluido las que se pueden descargar libremente en la red, a modo de portada.

Espero que mis lectores disfruten de la aventura, y sepan perdonarme por mi larga ausencia en la Fortaleza (que en adelante sólo utilizaré a modo de noticiero), pues los problemas mundanos se multiplican a medida que uno se hace mayor, y por desgracia encierran nuestros sueños en una fría y oscura celda de la que solo en contadas ocasiones consiguen escapar.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Se agradece sin duda vuestra aparición en esta, vuestra propia Biblioteca.

A ver cuando conseguimos TIEMPO para leer esta aventura, que a simple vista parece un magnífico regalo.

Tempus... ¿Es la realidad la que trata de arrancarnos de nuestro mundo o interior, o se trata también del TIEMPO? Personalmente, la disponibilidad de este escaso bien es algo que lleva largo TIEMPO obsesionándome, y creo que podría seguir así hasta que se me haya extinguido por completo. Hasta entonces, habrá que aprovecharlo...

Un saludo y buenos deseos.

SEXTO NOBLE DE KHARÉ.

Archimago dijo...

Estimado Sexto Noble de Kharé:

El Tiempo es un tesoro que el sistema actual se encarga de arrebatarnos para convertirlo en dinero. Y, como los propios romanos decían, "tempus fugit" (el tiempo corre muy deprisa), y debemos ser capaces de dedicarlo a nosotros mismos. A día de hoy, es de las pocas cosas por las que podemos aún luchar, pues si no lo hacemos, también terminarán por arrebatárnoslo por completo.

Gracias por tu comentario, y que el tiempo que te dedicas te sea abundante ;)

Anónimo dijo...

¡Ah! De sobra sabéis que hay una que nos lo arrebatará por completo antes o después... ¿O acaso escondéis algún conjuro para libraros de ella?

Quién pudiera ser eterno... Y aun así, ¡nos faltaría tiempo!

SEXTO NOBLE DE KHARÉ.

Antonio Polo dijo...

Joder, vaya peazo de respuesta filosófica le has dedicado, ya no sé que decir... Bueno, lo intentaré...

"Sid tibi terra levis"...;)...

Y coñas aparte, quiero que puedas tener tiempo para que nosotros podamos gastar el nuestro perdiendo el tiempo con más librojuegos y más de todo lo demás que también sabes hacer tan bien, que eres un monstruo...;)

Nos vemos

Adrián T. Rodríguez dijo...

Ave
Algunos consideran que el tiempo es solo ilusión… pero es justo al contrario, nosotros somos poco o nada para el eterno Eón. El error está en pensar en el propio tiempo… se escapa, se escurre, juega contra nosotros. Nunca regresa. Es veloz y gusta de burlarse de nosotros, mortales y perecederos, codiciosos de sus horas. ¡Quién pudiese atraparlo y castigar toda su sempiterna crueldad… al menos durante un tiempo!

Flava Irata, me encanta tu libro-juego :). Siempre lo digo, pero disfruté jugándolo, aunque al final me dio un poco de caña el jodio… ya sabes tú quien.;)