viernes, 24 de diciembre de 2010

¿Funciona el sistema Mythic? (2ª parte)

Seguimos poniendo a prueba el sistema Mythic de roleo en solitario.

En la primera parte jugamos cinco escenas, y en resumen la historia giraba alrededor de uno de los PNJ, el alfarero Yusuf, que a causa de una mala época en su negocio, y preocupado por el bienestar de su familia, decide ir a jugarse los maravedíes a los dados uno de los mesones de la plaza de San Salvador. Yusuf no solo perdió todo su dinero, sino que contrajo una deuda de 120 maravedíes con uno de los jugadores, que resultó ser un rufián en la parte norte de la ciudad que le está acosando con sus matones para que le pague. Zorayda, hija de Yusuf, habló con nuestro PJ, Rafael, para que ayudara a su padre a salir de esta. Tras sus infructuosos intentos de investigar por su cuenta, Rafael decidió hablar directamente con Yusuf. Al no encontrarlo en su casa, fue al mesón de las Tafurerías y lo vio con los matones. Esperó a que regresara a su casa y le ofreció su ayuda, diciendo que se haría cargo de su deuda, pero no podía pagar inmediatamente, así que tenían que convencer a los matones de que esperaran tres semanas. El martes se encontraron con ellos en el mesón, pero no se tomaron muy bien la idea de esperar tres semanas más para recibir el pago; amenazaron a Yusuf con hacer daño a su familia, y le emplazaron para el próximo lunes como última oportunidad para pagarles. En ese momento, Yusuf explotó por la presión acumulada, fue tras los matones y les retó en plena calle; sin embargo, ellos no estaban dispuestos a arriesgarse a verse sorprendidos por los alguaciles del concejo, que no andaban muy lejos, y se limitaron a hacerle a Yusuf el gesto de cortarle la garganta, antes de largarse. Ahora las cosas están mucho peor que al principio. ¿Podrá Rafael hacer algo para salvar al pobre Yusuf y a su familia?

Recuerden:
- Alusiones al sistema Mythic en azul.
- Alusiones al reglamento de Aquelarre en rojo.

Escena 6: Una visita a la iglesia de San Lorenzo.
Tirada: 8 (sin cambios)

Miércoles, 7 de noviembre de 1408

La situación era muy delicada. Yusuf debía sentirse como un cervatillo acorralado por una jauría de perros: sin dinero, amenazado de muerte, habiendo puesto en peligro a su familia, sin posibilidad de acudir a la justicia, y no solo porque le encerrarían si reconociera que estuvo jugando a los dados (ya que el juego está prohibido en Córdoba), sino por su condición de musulmán, por la que es despreciado y ninguneado... Rafael lo vio tan acabado que no podía dejar así las cosas. Le pidió que les dijera a su mujer y a sus hijas que no salieran de su casa hasta que hubieran solucionado el problema. Al día siguiente, se levantó temprano para bajar a los infiernos: la collación de San Lorenzo, hogar de la flor y nata de los criminales de la ciudad, que han ocupado la gran cantidad de casas y solares vacíos que se encuentran allí. Allí esperaba encontrar a alguien que pudiera cuidar de Yusuf y averiguar algo sobre los rufianes que le tenían amenazado. Y todo el mundo sabe que el lugar indicado es el pórtico de la iglesia de San Lorenzo, sin duda el más peligroso de la ciudad, y al que ni siquiera los alguaciles se atreven a acercarse. Rafael estaba muerto de miedo, pero su preocupación por Yusuf, y sobre todo por Zorayda, unido a su sentimiento de frustración por lo que había ocurrido el día anterior, le conferían el ánimo suficiente como para exponerse a aquella situación.

Así que cogió su cuchillo y se adentró en San Lorenzo. Nada más entrar se sentía observado continuamente por individuos de torvas miradas, mendigos y bribones que poblaban el lugar y holgazaneaban apoyados en las paredes y tirados en los rebates. Rafael apresuró el paso instintivamente, pero aquellos perros olían el miedo, y en cuanto se dio cuenta trató de controlarse.

Pregunta: ¿Es abordado por alguien antes de llegar a la iglesia? (improbable)
Respuesta: No (74)


Su llegada a la iglesia no le tranquilizó, sino todo lo contrario: bajo su pórtico se reunía un buen puñado de avispados mendigos y malhechores atentos a cualquier cosa que se movía cerca de ellos; muchos lo vieron acercarse y comenzaron a cuchichear y a lanzarle miradas maliciosas. "Dios santo, ¿a dónde he ido a meterme?", pensó; pero trató de infundirse fuerzas teniendo presente a Zorayda.

Las Vergüenzas de cobardía y timidez son suficientes para que hagamos una tirada de Templanza (40): éxito (36)

A punto había estado de salir por patas, pero finalmente Rafael se acercó al lugar con decisión y comenzó a buscar a alguien adecuado entre aquellos que no le miraban de manera burlona.

Pregunta: ¿Hay alguien serio y con pinta de matón que se encuentre solo? (probable)
Respuesta: No (60)


Pero no veía a nadie con las características que él buscaba y que no estuviera en compañía de otros.

Pregunta: ¿Hay alguien que se encuentre solo? (muy probable)
Respuesta: Sí (57)


Solo vio a dos individuos solitarios, que no parecían matones sino simples galopines. Rafael se acercó a uno de ellos.
-Debes tener los cojones como dos piedras para pasearte por aquí así vestido -le dijo el bribonzuelo, antes de que Rafael pudiera decirle nada.
-No tengo más ropas que estas -contestó Rafael-. Y necesitaba venir aquí.
-Ah, ¿sí? -dijo el pilluelo con creciente interés-. ¿Y por qué?
-Solo alguien como tú puede ayudarme.
-Así que alguien como yo, ¿eh?
En ese momento se acercó un grupo de tres tipos de aspecto amenazador.
-Eh, Trancas, ¿por qué no nos presentas a este distinguido caballero? -dijo el más bajo.
-¡Largaos de aquí! -gritó el Trancas-. ¡Esto no es asunto vuestro!
-¡Válgame Dios, tenéis los sucios modales de un villano! -se burló el otro-. Vámonos, que yo no me ajunto con esta chusma.
Y se alejaron entre risas. Estaba claro que se estaban chanceando de Rafael. Comenzó a lamentarse de no haber comprado unas ropas algo más discretas; su lujoso atuendo llamaba demasiado la atención.
-Sea lo que sea que tengas que decir, hazlo rápido -dijo el Trancas.
-Está bien, quiero encargarte un trabajo -se apresuró Rafael.
-¿A mí? Si ni siquiera me conoces. ¿Y cómo se supone que me vas a pagar? -preguntó, señalando con un movimiento de su barbilla el cinto de Rafael, desprovisto de su correspondiente bolsa.
-Mira, si te interesa, ven esta tarde al mesón de las Tafurerías -dijo Rafael-. Te estaré esperando allí.
Y se apresuró a salir de allí. Pero notaba que los tres malandrines de antes lo estaban siguiendo.

Tirada de Templanza (40) o saldrá corriendo por su Vergüenza "cobarde": éxito (21)

En un momento dado, los tres le cortaron el paso.
-¿Qué queréis? -les preguntó.
-Un poco de caridad, hermano -dijo uno de ellos-. Hace tiempo que no nos echamos un buen manjar a la boca.
-No puedo ayudaros -contestó Rafael.
-Claro que puedes -dijo otro-. Sólo tienes que ponernos unos cuantos maravedíes en la mano.
-No llevo nada encima.
Los tres se echaron a reír.
-No seas modesto, ese traje debe haberte costado una fortuna.
La cosa se estaba poniendo bastante fea. Rafael tenía que idear algún plan para salir airoso.
-Es lo que tiene ser miembro del concejo -dijo-. De alguna forma tenemos que diferenciarnos de la chusma a la que metemos entre rejas.

Tirada de Disfrazarse (15): fallo (35)

-¿Tú, miembro del concejo? -dijo el más bajo-. ¿Tan solo porque vistes como uno de ellos ya crees que nos vamos a tragar ese cuento?
-Y además me parece que nos ha llamado chusma -dijo otro-. Eso es una grave afrenta para unos nobles caballeros como nosotros, ¿no creéis?
-Verdad dices, pardiez -dijo el tercero, haciéndose como si fuera un cómico que interpreta el papel de un noble-. Y como buen castellano exijo un juicio de Dios que arregle este desagravio. ¿Qué tiene que decir a eso tu "concejo"?
-Mirad, no llevo encima nada de valor -trató de disuadirles Rafael-. No acostumbro a pasear mi bolsa cuando entro en San Lorenzo.
-Pero gastas unas bonitas botas -dijo uno-. Y un bonito traje. Me vería muy bien con él puesto.
Rafael estaba tremendamente nervioso, y ya no aguantó más. Cuando un animal se ve acorralado muestra instintivamente sus dientes, y eso es lo que le pasó a él: sacó el cuchillo.

Pregunta: ¿Van armados los golfines? (casi seguro)
Respuesta: Sí (68)

-¡Anda! ¡El principito tiene un juguetito! A lo mejor quiere jugar.
Y los tres sacaron al mismo tiempo unos sucios cuchillos de entre sus ropas, y seguidamente empezaron a acercarse a Rafael. Sabía que no tenía ninguna posibilidad; por eso, hizo lo único que podía hacer: lanzarle el cuchillo a uno de ellos y echar a correr.

Tirada de Lanzar cuchillos (10, +20 por distancia corta = 30): fallo (44)
Posesiones: borrado el cuchillo.
Tiradas enfrentadas de correr:
Tirada de Correr de Rafael (10); emplea la Suerte (+50): Éxito (49, diferencia 11; pierde 39 puntos de Suerte)
Tirada de Correr del primer ladrón (40): Éxito (15, diferencia 25)
Tirada de Correr del segundo ladrón (40): Éxito (11, diferencia 29)
Tirada de Correr del tercer ladrón (40): Fallo (44)


El cuchillo voló cerca de la cabeza del segundo golfín.
-¡Hideputa! -exclamó, sorprendido-. ¡A por él!
Y echaron los tres a correr detrás de Rafael, que se metió por una callejuela para tratar de despistarlos. Sin embargo, dos de ellos le dieron alcance rápidamente.

El segundo ladrón intenta un Empujón: Tirada de Pelea (30, +50 por atacar por la espalda = 80): Éxito (54)
Enfrentamiento de FUE x5 entre el segundo ladrón y Rafael:
Segundo ladrón (75): Éxito (12, diferencia 63)
Rafael (50): Fallo (64)
Tirada de AGI x2 de Rafael para evitar caerse (20): Fallo (85)
El primer ladrón intenta Inmovilizar: Enfrentamiento de FUE x5 entre el primer ladrón y Rafael:
Primer ladrón (75, +50 porque Rafael está en el suelo = 125): Éxito Crítico (13)
Rafael (50): Éxito (48, diferencia 2)

Aquel al que le había lanzado el cuchillo fue el primero que le alcanzó, y le hizo caer de un empujón. El otro llegó rápidamente y lo inmovilizó apresándolo entre sus brazos, mientras volvía a levantarlo para que el otro comenzara a repartirle estopa.

Iniciativa:
Rafael 10 +10 = 20
Segundo ladrón 15 +5 = 20
Rafael intenta Liberarse: Enfrentamiento de FUE x5 con el primer ladrón:
Rafael (50): Pifia (99)
Primer ladrón (75): Éxito (26)
Segundo ladrón entra en melé y golpea sin armas (al estar Rafael inmovilizado, recibe daño automáticamente):
Localización: 1 (cabeza)
Daño (1d3 x2): 3 x2 = 6

Iniciativa:
Rafael 10 +2 = 12
Segundo ladrón 15 +4 = 19
Segundo ladrón golpea dos veces sin armas:
Primer golpe:
Localización: 10 (pierna izquierda)
Daño (1d3 /2): 3 /2 = 2
Rafael pasa a estado Herido.
Segundo golpe:
Localización: 10 (pierna izquierda)
Daño (1d3 /2): 3 /2 = 2
Rafael intenta Liberarse: Enfrentamiento de FUE x5 con el primer ladrón:
Rafael (50): Éxito (39, diferencia 11)
Primer ladrón (75): Éxito (72, diferencia 3)
Rafael consigue liberarse.

Iniciativa:
Rafael 10 +2: golpea dos veces al segundo ladrón.
Primer ladrón 15 +4: entra en melé y golpea a Rafael.
Segundo ladrón 15 +5: golpea dos veces a Rafael.
Primer golpe del segundo ladrón a Rafael: tirada de Pelea (30, +50 por melé = 80): Éxito (43)
Localización: 3 (brazo izquierdo)
Daño (1d3 /2): 2 /2 = 1
Segundo golpe del segundo ladrón a Rafael: tirada de Pelea (30, +50 por melé = 80): Fallo (87)
Primer golpe de Rafael al segundo ladrón: tirada de Pelea (10, +50 por melé = 80): Fallo (78)
Segundo golpe de Rafael al segundo ladrón: tirada de Pelea (10, +50 por melé = 80): Éxito (43)
Localización: 3 (brazo izquierdo)
Daño (1d3 /2): 3 /2 = 2
Primer ladrón entra en melé y golpea sin armas a Rafael: tirada de Pelea (30, +50 por melé, +50 por atacar por la espalda = 130): Éxito (26)
Localización: 6 (pecho)
Daño (1d3): 3
Secuela: 1 (cicatriz en la espalda)
Tirada de RES x4 de Rafael contra desmayo (60): Éxito (58)


Rafael recibió un doloroso puñetazo en la cara, seguido de dos patadas a su pierna izquierda. Entonces consiguió liberarse de la presa, pero recibió un nuevo impacto en su hombro izquierdo. Se enfrentó al hombre que le encaraba y consiguió darle un buen puñetazo que le alcanzó el brazo, pero el que le había tenido agarrado por detrás le dio una patada por la espalda. Rafael se tiró al suelo retorciéndose de dolor, y ya indefenso fue desnudado por los ladrones, que se llevaron su ropa y sus botas. Se levantó como pudo tras recibir aquella paliza y se fue cojeando del lugar, hasta que llegó al Hospital de la Sangre y fue recogido por uno de los monjes.
-Pero, hombre de Dios, ¿qué os ha pasado? -dijo el monje mientras le ayudaba a incorporarse-. Esperad aquí, voy a por un médico.
Entre el hombre y el médico llevaron a Rafael a su casa, y una vez allí el médico le administró los cuidados necesarios para curar sus heridas, indicándole que debía guardar reposo durante una semana hasta que volviera a verle.
-Si no tenéis a nadie que cuide de vos, más os valdría contratar algún criado para que se ocupara de la casa y de la comida, al menos hasta que os podáis valer solo -sugirió el médico-. Si os place, conozco a un muchacho que os puede servir.
Rafael apenas podía respirar sin que le doliera cada uno de sus músculos y sus huesos, así que aceptó la sugerencia del médico.

Tirada de Medicina del médico (60): Fallo (91)

Lista de personajes: añadido "el Trancas"
Lista de tramas: sin cambios
Factor de Caos: 5

Escena 7: Rafael trata de seguir con sus planes para ayudar a Yusuf con ayuda del criado mientras se encuentra en reposo.
Tirada: 1 (escena alterada)


Rafael esperaba poder contactar con el Trancas a través del criado, pero la tarde pasó y este no se presentó. Fue por la noche cuando oyó que la puerta se abría y vio aparecer por el umbral un muchacho más o menos de su misma edad, con un zurrón.
-¿Eres mi criado? -preguntó Rafael.
-Sí, señor. Lamento llegar tan tarde. He venido en cuanto me lo dijo don Luis, el médico que os atendió.
-¿Qué traes ahí?
-Es algo de comida, y unas medicinas que me ha dado don Luis para vos.
Rafael apenas tenía ánimos para comer. Le habían dado una paliza de muerte, y encima sus esfuerzos no habían servido para nada. Se limitó a mover la cabeza para el otro lado, ignorando al muchacho.
-Amo -dijo aquel-, disculpad, pero debo preguntaros si tenéis alguna tarea para mí.
-No -contestó Rafael-. Deja la comida al lado de la cama y vete a dormir. Mañana hablaremos.
El muchacho obedeció y se retiró a la habitación de al lado; se echó en el suelo y se dispuso a dormir.

Rafael se vio aquella noche en un velatorio; Fátima y Zorayda estaban presentes, y lloraban desconsoladamente, con el rostro tiznado de hollín. Se acercó al ataúd para ver el cuerpo sin vida de Yusuf. Cuando se disponía a dar el último adiós a su amigo, este abrió los ojos de repente y le cogió fuertemente del brazo. Rafael se quedó totalmente paralizado, viendo cómo Yusuf se incorporaba lentamente y movía el rostro en su dirección. Cuando sus miradas se cruzaron, Yusuf comenzó a gritarle:
-¡Eres un cobarde! ¡Nunca serás un buen marido para mi hija!

Rafael casi da un salto de la cama, pero al intentar incorporarse tras aquella horrible pesadilla le invadió un dolor por todo su cuerpo que le recordó en qué estado se encontraba. Aún era muy de noche; miró hacia la habitación donde dormía el criado, que roncaba plácidamente. Se volvió e intentó seguir durmiendo.

Jueves, 8 de noviembre de 2008

Ya estaba bien entrada la mañana cuando Rafael despertó. Escuchó un ruido que provenía del patio, y entonces recordó que estaba allí el criado. Aguardó unos instantes para despejarse y pensar con calma lo que debía hacer.
-¡Chico! -llamó al criado. Este apareció por la puerta del patio-. Deja lo que estés haciendo y tráeme mi escribanía y uno de los pergaminos que tengo en el escritorio.
-Pero don Luis os ha mandado guardar reposo -objetó el criado.
-¡Tú haz lo que te digo! -ordenó Rafael.
El criado se apresuró a traerle sus utensilios de escritura, y entonces miró al suelo, donde estaba la comida.
-No habéis probado bocado -dijo-. Deberíais comer.
-Calla y sujétame la tabla para que pueda escribir.
Rafael comenzó a escribir una carta a don Álvaro en la que le explicaba que estaba enfermo y le pedía un adelanto por el trabajo que le estaba haciendo; al terminarla, le pidió al criado que le acercara un cirio encendido, dobló la carta y la selló con cera.
-Escucha atentamente -le dijo al criado-. Tienes que llevar esta carta a don Álvaro de Argote. Vive en una mansión en la collación de Santo Domingo, cerca de las Casas Consistoriales. Te dará una bolsa con dinero que debes traerme inmediatamente, ¿entendido?
El criado asintió nerviosamente, y se dispuso a salir.
-Espera -dijo Rafael-. Aún no me has dicho cómo te llamas.
-Agustín, señor.
En aquel momento algo golpeó la memoria de Rafael. Le sonaba aquel nombre; pero no creyó que el recuerdo tuviera nada que ver con aquel muchacho.
-Bien, Agustín; no te conozco de nada, pero supongo que si don Luis te ha recomendado es que debes ser alguien de fiar. Esto es muy importante; si me robases el dinero que te va a dar don Álvaro solo tendrías para unos meses, puede que para un año; pero si me lo traes, te acogeré en mi casa y podrás vivir tranquilo bajo mi tutela.
-Gracias, amo.
-Ve entonces.

Criado: Agustín
FUE 08
AGI 15
HAB 20
RES 10
PER 07
COM 05
CUL 10
Artesanía (carpintería) 60
Conducir carro 60
Con. vegetal 30
Sigilo 45

Adquirida Vergüenza "Compañero de infortunios"

Posesiones: perdido 1 folio de pergamino (quedan 499)

Mientras esperaba a la vuelta de Agustín, Rafael trató de distraerse intentando recordar de qué le sonaba el nombre.

Tirada de Memoria (45): Fallo (50)

Sin embargo, no consiguió dar con la tecla y fue el problema de Yusuf lo que pasó a ocupar su mente. Ya no bastaba con el pago de los 120 maravedíes; los matones tratarían de pillar a Yusuf en algún callejón y se contentarían con quitarle lo que llevara encima y dejarlo allí muerto. Por eso se había puesto a investigar por su cuenta acerca de su acreedor, con el desastroso resultado que ahora estaba sufriendo. Tenía que ponerlo a salvo a él y a su familia hasta que pudiera hacer algo al respecto.
Al cabo de poco más de una hora, Agustín regresó.

Pregunta: ¿Trae Agustín el dinero? (muy probable)
Respuesta: Sí excepcional (12)


Venía acompañado de Lucio, el criado de confianza de don Álvaro. Parecía que el viejo no confiaba demasiado en Agustín, a pesar de que le había llevado una carta lacrada con su sello y que en ella le aseguraba que era de fiar. Ahora tendría que fingir estar solo enfermo, y no reventado a golpes. Se tapó hasta arriba con la manta para que no le viera los moratones de la cara.
-Buen día, don Rafael -le saludó Lucio-. Os traigo el recado de don Álvaro. Quería saber cómo os encontráis y qué enfermedad os aqueja.
-Hola, Lucio -dijo Rafael-. Don Álvaro no se tendría que haber molestado en enviarte, para eso tengo a Agustín.
-Bueno, decía que quería saber más de vos -explicó Lucio-, por eso he venido.
-No es nada grave -dijo Rafael-, solo son unas extrañas fiebres que me tiene aquí postrado, pero me temo que va para largo.
-Don Álvaro os ofrece la ayuda de Marina si la necesitáis -añadió Lucio; Marina era otra de sus criadas, una mujer madura con algunos conocimientos de curandera y a la que se le daba muy bien cuidar de los enfermos.
-No es necesario, ya tengo a Agustín; pero dile a don Álvaro que agradezco mucho su gesto.
-¿Estáis seguro, señor? -insistió Lucio-. Casi no os sale la voz; debéis estar muy débil.
-Eso es porque también estoy algo mal de la garganta; no tenéis que preocuparos.

Enfrentamiento entre la Elocuencia de Rafael y la Empatía de Lucio:
Tirada de Elocuencia de Rafael (25): Fallo (43, diferencia 18)
Tirada de Empatía de Lucio (10): Fallo (61, diferencia 51)


-Entonces os dejo aquí su bolsa. Hay cincuenta maravedíes de más para vuestros gastos mientras estéis enfermo.
-Sin duda don Álvaro es un buen cristiano -dijo Rafael-. Su generosidad me conmueve. Dile que no se preocupe, y que en cuanto pueda tendré listo su libro.
-Descuidad, don Rafael, y mandadnos a Agustín si necesitáis cualquier otra cosa.
-Id con Dios.
En cuanto Lucio cerró la puerta, Agustín se acercó a la cama.
-Perdonadme, amo -suplicaba-. No pude evitarlo. Sabía que no queríais que don Álvaro se enterara de...
-Está bien, Agustín, no es culpa tuya. Anda, guarda este dinero en el arca y tráeme otra vez la escribanía. Tienes que hacerme otro recado.

Ingresos: 900 maravedíes. Rafael guarda 636 para sus gastos del mes y los de Agustín y otros 36 para el médico: añadidos 228 a la bolsa (total 236).

Rafael escribió otra carta, esta vez en árabe, para Yusuf, pidiéndole que acompañara a Agustín a su casa.

Posesiones: perdido 1 folio de pergamino (quedan 498).

-Tienes que ir a la morería -ordenó a Agustín- y entregarle esta carta a Yusuf, el alfarero. Asegúrate de que sea él quien coge la carta, y no su esposa ni sus hijas. Espérate a que la lea y acompáñalo hasta aquí. Cuida que nadie os siga.
Agustín cogió la carta sin rechistar y salió de nuevo.

Pregunta: ¿Vuelve Agustín con Yusuf? (probable)
Respuesta: Sí (65)

Al cabo de un rato, la puerta se abrió y apareció la corpulenta figura del viejo Yusuf, que al ver a Rafael en aquel estado se echó las manos en la cabeza.
-Pero, ¿qué es esto, Rafael? -preguntó, exaltado-. ¿Qué te han hecho?
-Cálmate, Yusuf, estoy bien -dijo Rafael.
-¡Voy a matar a esos hideputa! -gritó Yusuf.
-No han sido ellos -dijo Rafael.
-Entonces, ¿qué ha pasado? -preguntó Yusuf, aún más sorprendido.
-Quise hacer algunas averiguaciones, y tuve que ir a San Lorenzo.
-¡Estás loco! -exclamó Yusuf-. ¿Cómo se te ocurre ir allí solo?
-Lo hecho, hecho está -sentenció Rafael-. No te he llamado para que me regañes. Agustín, entrégale la bolsa. Ahí tienes 120 maravedíes.

Bolsa: perdidos 120 maravedíes (total 116).

-Pero... -dijo Yusuf-. Ahora esa gente me quiere muerto.
-No es para ellos -dijo Rafael-. Es para ti y para tu familia. Con eso tienes para pagar un criado y para pasar el resto del mes. No salgáis de vuestra casa, que sea el criado el que os haga todos los recados que necesitéis.
Yusuf no había visto nunca a Rafael tan seguro de sí mismo. Parecía que la paliza que le habían dado había despertado al hombre que había en él.
-Agustín -prosiguió Rafael-, ¿conoces a alguien de confianza que pueda trabajar el resto del mes en casa de Yusuf?
-Sí, pero no sé si querrán trabajar para... -se interrumpió.
-¿Para un moro? -dijo Yusuf-. Claro, todo el mundo sabe que crucificamos a los criados y luego nos los comemos. De todas formas, no puedo aceptarlo, Rafael. Te he causado demasiados problemas. Ojalá hubiera recibido yo esa paliza; es más, ojalá no nos hubiéramos conocido.
-Deja de decir tonterías de una vez -saltó Rafael-. Si no hubiera sido por ti, hoy no tendría esta casa, ni podría permitirme tener un criado. Agustín, confío en ti para que encuentres a alguien, porque si no, tendrás que hacerte cargo tú mismo.
-Te lo agradezco, Rafael -dijo Yusuf-, pero yo no puedo estar toda la vida escondiéndome. Debo enfrentarme a ellos.
-No hasta que sepamos con quién nos enfrentamos -dijo Rafael; pero Yusuf gruñó con rabia contenida-. Por favor, Yusuf, solo te pido que te escondas un tiempo hasta que se calmen las cosas. En cuanto me recupere trataré de averiguar...
-¡Ah, no! -le cortó Yusuf-. Tú no vuelves a mover un dedo sin avisarme. Solo aceptaré tu dinero si me prometes que no vas a ponerte más en peligro por mí.
-De acuerdo -dijo Rafael-. Te lo prometo.

Lista de personajes: añadido Agustín
Lista de tramas: sin cambios
Factor de Caos: 4

Escena 8: Rafael trata de recuperarse de sus heridas.
Tirada: 10 (sin cambios)

Semana del 8 al 14 de noviembre

Pregunta: ¿Encuentra Agustín un criado para Yusuf? (probable)
Respuesta: Sí excepcional (04)


Al día siguiente, Agustín vino con la noticia de que había hablado con Sempronio, un hombre con sangre bereber, para que se hiciera cargo de Yusuf y su familia. Rafael quedó muy satisfecho cuando Agustín le contó que Sempronio era un criminal redimido, un matón que había trabajado para el tío Arrancacepas, el criminal más temido de la ciudad, como su guardia personal; sin embargo, Sempronio formó una familia, y hacía ya años que había salido de aquel mundo tan peligroso por su mujer y sus hijos. Era perfecto para proteger a Yusuf, y Rafael estaba tan contento que recompensó a Agustín con 10 maravedíes extra para sus gastos.

Bolsa: perdidos 10 maravedíes (total 106)

Cuando estuviera mejor, podría pedirle a Sempronio que le ayudara a averiguar algo sobre el acreedor de Yusuf y dejar a Agustín a cargo de su familia.

Pregunta: ¿Ocurre algo esta semana? (50/50)
Respuesta: Sí (23)
Contexto: evento semanal
Foco: evento ambiguo
Significado: Perseguir - Victoria

El resto de la semana lo pasó Rafael aburrido en cama y charlando con su criado de cuando en cuando, pues era la única persona que veía. Un día vino con la noticia de que el infante don Fernando, regente de Castilla, siguiendo con los deseos del difunto rey don Enrique de conquistar Granada, estaba preparándose para asediar algunas plazas estratégicas en la frontera. Un pregonero ocupó el púlpito de hierro de la plaza de San Salvador y leyó una carta redactada por el propio infante en la que prometía el oro y el moro (nunca mejor dicho) a los valientes que se unieran a la causa, al tiempo que trataba de encender los ánimos con un discurso fanático en el que atacaba a los musulmanes. En la ciudad ya había unos tristes y cercanos antecedentes, con las repetidas persecuciones que los vecinos hacían contra los judíos, y aunque Rafael, como la mayoría, también los culpaba de los males de aquel tiempo, esperaba que esta vez no se cebaran con la comunidad musulmana, a la que apreciaba.

Tirada de curación (1d4): 2
Tirada de empeoramiento (1d4): 1
Rafael recupera 1 PV (total: 2); curada la herida del brazo.

Semana del 15 al 21 de noviembre

El jueves don Luis volvió a visitar a Rafael. Ya apenas le dolía el brazo, pero aún tenía la cara amoratada y las heridas de la espalda y la pierna seguían doliéndole bastante.
-No parecéis haber mejorado mucho -dijo don Luis-. Vamos a probar con otra cosa.
Le aplicó unos emplastos en las heridas y le entregó algunos a Agustín, dándole instrucciones sobre cómo debía aplicarlos.
-¿Se porta bien? -preguntó don Luis, en alusión a Agustín.
-Sí, es un buen criado -contestó Rafael-. Me alegro de tenerlo aquí.
-Estupendo -dijo don Luis-. Permaneced una semana más en reposo absoluto. Espero que la semana que viene podáis ya levantaros. Necesitáis que os dé un poco el sol.

Tirada de Medicina de don Luis (60): Éxito (17)

Pregunta: ¿Ocurre algo esta semana? (50/50)
Respuesta: No (62)

Transcurrió otra semana más sin muchas novedades. Rafael no podía saber si el pregón de la semana anterior había perjudicado a la morería de alguna forma; no llegó noticia de ningún linchamiento ni nada por el estilo, aunque Rafael sabía que el clima de crispación que seguramente habría creado la carta del infante don Fernando iba a perjudicar a los negocios de los habitantes de la morería. Yusuf y su familia seguían al cuidado de Sempronio, al que Agustín interrogaba casi a diario por orden de Rafael para saber si había visto algo extraño. Rafael insistía una y otra vez en que Sempronio no dejara solo ni un momento a cualquiera que tuviera que salir de la casa. Tal vez los matones conocieran el pasado de Sempronio y se hubieran arredrado ante la presencia de aquel criado fornido; o tal vez estuvieran esperando la mejor oportunidad para ajustar cuentas.

Tirada de curación (1d4): 4
Rafael recupera 4 PV (total: 6).

Jueves 22 de noviembre de 1408

Cuando el médico volvió a visitar a Rafael, se lo encontró ya de pie.
-Veo que mi tratamiento ha dado resultado -se felicitó-. Las heridas de la pierna han mejorado mucho. La semana que viene seguramente ya podréis caminar con normalidad. Hasta entonces, no debéis hacer ningún esfuerzo.
Rafael asintió, pero tenía en mente otra cosa: por fin podía moverse. Había llegado la hora de volver a actuar.

Lista de personajes: añadido Sempronio.
Lista de tramas: sin cambios.
Factor de Caos: 3



Comentarios

Bueno, esta sesión ha molado un poco más. Pero tengo algo muy claro: ha sido gracias a mí mismo, no al sistema. Si no hubiera sido por el trasfondo que me curré antes de comenzar la aventura, esto habría perdido mucho interés. Hubo momentos en los que no necesitaba hacer ninguna pregunta, pues ya sabía lo que TENÍA que pasar. Cierto es que la pifié en la escena 6 al acudir a San Lorenzo con Rafael vestido de manera elegante, y en cuanto me di cuenta apechugué con las consecuencias: de ahí que los bribones aquellos le abordaran sin que hiciera ninguna pregunta en la Hoja de Destino. Y parece que el hecho de haber sido golpeado casi hasta la muerte ha tenido un efecto en la vida de Rafael, sobre todo en lo referente a su timidez y su cobardía. Hubo un momento en que la cosa se puso interesante y estaba ansioso por saber lo que iba a pasar, pero temí por Rafael, ya que el médico falló su tirada de Medicina que sirve para anular la tirada de empeoramiento semanal e impedir que muriera, pero por suerte la tirada de curación fue más alta que la de empeoramiento.

En fin, todo esto demuestra que Mythic solo puede funcionar si TÚ lo haces funcionar. Y para eso, tienes que aprender a ser máster al mismo tiempo que jugador, lo cual es bastante difícil: me refiero a que tienes que ser muy, muy coherente mientras juegas, y apechugar con tus errores, aunque ello conlleve algo tan negativo para tu PJ como recibir una señora paliza (e incluso perderlo, pues poco faltó para ello en mi partida). Por eso, creo que este sistema solamente puede manejarlo bien alguien que haya sido máster.

Sigue siendo un fastidio lo absurdo de la relación entre el Caos y la probabilidad de aquiescencia en las respuestas, pero he descubierto que encaja muy bien en lo que sería una tabla de "eventos semanales": es lógico que haya más probabilidad de que ocurra algo interesante durante la semana si el Factor de Caos es más alto; si bien la aplicación que he hecho ha sido propia, o casera, pues no se dice nada específico en el reglamento acerca de las escenas en las que pasa más tiempo.

En definitiva, podría asegurar que si lo he pasado bien ha sido en un 95% gracias a mí mismo, y el resto gracias al sistema. Cierto es que me ha ayudado en algunos momentos a poner algo de sal en la historia, como cuando el pregonero pronunció el discurso en contra de los musulmanes (lo cual fue fruto de un Evento Aleatorio), pero no menos cierto que en otros ha resultado molesto y ha impedido que ocurriera algo interesante, como cuando Agustín se retrasó (como consecuencia de una Escena Alterada), impidiendo que pudiera encontrarse con el Trancas.

Esto último me recuerda algo que se comentaba en el manual de Mythic y que sí me pareció que podía dar mucho juego, y es la posibilidad de hacer partidas "cinemátográficas", es decir, que pueda cambiar el foco de acción según las "exigencias del guión", y no centrarse solamente en el punto de vista del PJ; si se hubiera dado la posibilidad de que Agustín se encontrara con el Trancas, seguramente habría probado a rolear esa escena, aunque fuera entre dos PNJ.

Otro dato a tener en cuenta es que hasta ahora no ha ocurrido nada relacionado con esa parte tan atractiva de Aquelarre, que es el mundo irracional: ni magia, ni criaturas, ni nada. Tal vez se deba al trasfondo que diseñé, aunque dejé abierta la posibilidad de que lo irracional penetrara por la parte del libro tras el que anda Rafael (sería muy fácil que fuera un libro bastante "especial", tras el cual podrían andar algunos individuos "especiales"); o tal vez se deba también a que harían falta más escenas, pues, como veis, esto avanza muy despacio. Y ahora que lo pienso, la búsqueda del libro debería contar como trama, pero en este momento de la aventura estaría fuera de lugar referirse a ella, con todo lo que está pasando en torno a Yusuf; y no olvidemos que la aleatoriedad del sistema Mythic podría hacer que la otra trama entrara en juego en cualquier momento. Estaría bien comprobar cómo afectaría eso a la partida.

Muy reseñable es la cantidad de PNJ que han surgido: empezamos con tres y al final de la escena 8 ya tenemos nueve; y todos se han "movido" durante la partida, es decir, han hecho algo que ha influido en ella, con la excepción de doña Mayor Martínez, aunque sospecho podría descubrir a posteriori que ha tenido alguna actuación que ahora mismo ni yo mismo como máster-jugador puedo vislumbrar. Porque, por ejemplo, he pensado que Agustín podría ser uno de esos niños que se burlaban de Rafael en el hospital (de ahí la tirada de Memoria, que por cierto falló), lo cual lo relacionaría a él y al médico don Luis con doña Mayor. Y de ahí se desprende otra cuestión: ¿qué criterio se debe seguir para considerar importante a un PNJ? Por ejemplo, no he incluido a don Luis en la lista de personajes, a pesar de que podría guardar una importante relación con doña Mayor por lo expuesto anteriormente. Y no lo he hecho porque incluirlo en esa lista significa que en cualquier momento puede afectar de manera decisiva en la historia, ya que, recordemos, todos los PNJ tienen potencial para hacerlo si seguimos a rajatabla las reglas de Mythic. Pero lo más importante del tema de los PNJ es que, de nuevo, tengo la sensación que es mi trasfondo, y no el sistema, el que ha ayudado a que surjan tantos; o al menos, a que sean coherentes, porque gracias al trasfondo puedo relacionarlos entre ellos y con el PJ. Pero lo que tengo claro es que una simple tirada en la tabla de significado de eventos no podría dar vida a un PNJ: para hacerlo bien, en el momento en que surgiera uno tendría que escribir algunas líneas sobre él, su historia y sus motivaciones; así tendría material sobre el que interpretar futuros eventos y no cometería la temeridad de dejarlo todo al arbitrio del sistema, que para mí ha demostrado ser un problema en determinados momentos, más que la ayuda que pretende ser.

Y eso que solamente he tenido que tirar una sola vez en la Tabla de Eventos durante toda la partida hasta ahora (y porque he aplicado una regla "casera"). Pero lo cierto es que, si no hubiera tenido conocimientos sobre historia, me hubiera quedado en blanco. Me refiero al momento en que ocurrió un Evento Aleatorio del tipo "evento ambiguo" y con significado "perseguir - victoria". Rápidamente lo interpreté como el ataque que en algo más de un año iba a sufrir el Reino de Granada por parte del infante don Fernando, y que resultó en un interesante clima de crispación contra los mudéjares (que yo he inferido); pero, ¿qué habría ocurrido si no hubiera tenido a la Historia de mi parte? Hubiera sido difícil interpretar el significado de ese evento aplicado al contexto de la aventura, y aunque habría terminado dando con algo, me temo que hubiera sido algo demasiado forzado.

En fin, que Mythic está lejos de ser un sistema óptimo para que cualquier persona se lo monte sola. Tiene muchos puntos muy mejorables, y necesita una urgente revisión que diferencie entre diferentes grados o tipos de preguntas a formular en la Hoja de Destino. Prácticamente todo depende de la pericia del máster-jugador a la hora de montar y desarrollar la partida: como podéis ver, nada nuevo bajo el sol.

Es posible que siga jugando para ver hasta qué punto puede aguantar el sistema; y porque la historia me ha enganchado un poco, lo reconozco. Pero por eso mismo temo que el sistema lo eche todo al traste en un momento dado (y no quiero pasar de él porque quiero comprobar hasta dónde llega). Una cosa sí es cierta: si no estáis dispuestos a registrar de alguna forma lo que ocurre durante la partida, como estoy haciendo yo, ni lo probéis, porque estoy seguro de que perdería todo el interés a los pocos minutos.

3 comentarios:

Delfar dijo...

Me ha gustado mucho. Tanto la reseña del sistema como los ejemplos o pruebas que estás haciendo para probarlo.

He descubierto hace poco este blog y me ha llamado mucho la atención.

Seguiré atentamente tus entradas.

Feliz Navidad.

Archimago dijo...

Hola Delfar:

Me parece increíble que hayas leído toda la historia. ¡Enhorabuena por tu aguante! ;)

Para comprobar de verdad si el sistema funciona tendría que haber empezado totalmente de cero, es decir, sin trasfondos ni nada, pero sospecho que me habría aburrido soberanamente y el sistema no habría aguantado ni un asalto.

La conclusión que he sacado (y mira que soy burro, tanto escribir y no lo he puesto en el artículo) es que lo que verdad resulta un apoyo decisivo no es el sistema Mythic, sino el trasfondo que te trabajes, que deja muchas cosas menos al azar. Si lo dejas todo al azar (uséase al sistema) hay una alta probabilidad de que salga algo bastante bizarro...

Gracias por tu visita, y felices fiestas.

Delfar dijo...

Que conste que no me lo he leído todo, todo.

He leído entera la entrada del Mythic y el primer ejemplo casi todo, pero he ido a lo interesante que son tus comentarios de la experiencia.

Yo creo que la conclusión si que está bastante clara en tus comentarios al final de cada ejemplo.

Lo veo muy interesante para ayudar a preparar partidas, sobretodo para generar giros que de otra forma a lo mejor no te planteabas.

Felices fiestas también a tí.